Cocina torta de queso con calabaza

Información

La torta de queso con calabaza es una gran ricura que no debes perderte. Este postre además cuenta con un toque de jengibre que hará que el sabor sea más exótico.

Ingredientes

Para la base: 1 1/2 tazas de galletas de jengibre molidas (aproximadamente 36 galletas)

1/4 taza de azúcar granulada

3 cucharadas de mantequilla o margarina, derretida

Para el cheesecake: 3 paquetes (8 oz. cada uno) de queso crema, ablandado

1 taza de azúcar granulada

1/4 taza de azúcar morena clara, compacta

2 huevos grandes

1 lata (15 oz.) de calabaza pura

2/3 taza (1 lata de 5 fl. oz.) de leche evaporada

2 cucharadas de maicena

3/4 cucharadita de jengibre en polvo

1/4 cucharadita de clavos de olor, en polvo

Para la cubierta: 1 envase (16 oz.) de crema agria, a temperatura ambiente

1/3 taza de azúcar granulada

1 cucharadita de extracto de vainilla

Migas gruesas de galletas de jengibre

Preparación

    1. Precalienta el horno a 350º F. Envuelve bien, por fuera, el fondo y los lados de un molde para hornear desarmable con aro de resorte (springform) de 9 pulgadas con 2 pedazos de papel aluminio para prevenir que se salga la mezcla. Engrasa ligeramente el interior del molde.
    1. Para la base: Mezcla las migas de galleta, el azúcar granulada y la mantequilla en un tazón mediano. Presiona la mezcla contra el fondo y los lados del molde preparado hasta alcanzar 1 pulgada de alto. Hornea de 6 a 8 minutos. Enfría sobre una rejilla de metal durante 10 minutos.
    1. Para el cheesecake: Bate el queso crema, el azúcar granulada y el azúcar morena en un tazón grande hasta que quede espumoso. Agrega y bate los huevos, la calabaza y la leche evaporada. Añade la maicena, el jengibre y los clavos de olor; bate bien. Vierte sobre la base de galletas. Coloca el molde dentro de una asadera grande y llénala con agua caliente hasta alcanzar 1 pulgada de profundidad. Hornea de 65 a 75 minutos, o hasta que los bordes se vean firmes, pero el centro se mueva ligeramente.
    1. Para la cubierta: Mezcla bien la crema agria, el azúcar granulada y el extracto de vainilla en un tazón pequeño. Retira el pastel de queso del baño María, dejando la asadera con agua en el horno. Esparce la mezcla de crema agria sobre la superficie del cheesecake tibio. Vuelve a hornearlo al baño María durante 5 minutos más.
    1. Luego, saca el pastel del baño y colócalo sobre una rejilla de metal. Corre un cuchillo entre el borde del pastel y el molde. Deja enfriar completamente. Pon en la nevera durante varias horas o toda la noche. Corona con las migas gruesas de galletas de jengibre. Para desmoldar el pastel, suelta el aro y sácalo con cuidado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *